Entrevista Superdeporte sobre la Actualidad del Valencia

Solo 15 puntos en 16 jornadas. El Valencia CF está empatado a puntos con la zona de descenso. Sobre todo como aficionado, ¿siente el temor de que en cinco meses el Valencia pueda bajar a la Segunda división?
Sí, es muy peligroso cuando un equipo entra en dinámicas tan negativas. Ya nos pasó con Koeman, y aquel año teníamos un gran equipo. Este año tenemos equipo con los que juegan, pero lo que no tenemos es un banquillo en condiciones.

¿Al entrenador se refiere?
No. Me refiero a que tenemos una plantilla muy corta. En Granada debutó un chiquillo como Koba€ Entre lesiones, coronavirus y expulsiones, la plantilla se queda insuficiente. Hay que tirar mucho del filial. Es complicado.

¿Echando la vista atrás, ¿cómo calificaría la política de (no) fichajes por parte del club el pasado verano?
Con un cero patatero, peor imposible. Otros equipos, en peores condiciones que el nuestro, han contado con algún cedido. Javi Gracia no ha tenido nada.

¿Quién es el responsable de que el Valencia esté tan lejos de sus objetivos naturales?
El máximo accionista puede tener aquí unos representantes, pero, al final de la película, las decisiones son suyas y él es el culpable. Otra cosa es que quienes están en València gestionen bien, mal o no gestionen, o que las noticias lleguen a Singapur o no lo hagan. De todos modos, a un empresario como Lim le debe llegar la situación social y deportiva del club. Peter Lim es culpable como máximo accionista, y después el equipo de trabajo que tiene aquí.

El estado de las cosas es grave y preocupante. ¿Desde la Agrupació de Penyes o ‘De Torino a Mestalla’ se está pensando en articular algún tipo de protesta contra Meriton en la previa del Valencia-Cádiz?
La protesta presencial es muy complicada. Si en Navidad, en Fin de Año, nos hemos podido reunir en familia un máximo de seis personas, es de sentido común respetar las normas. Se lo dije al alcalde y en las reuniones de la plataforma, como Agrupació en estos momentos de pandemia no vamos a convocar una manifestación presencial. Es lo que yo desearía hacer, aunque tiene que imperar el sentido común. Otra cuestión es estudiar qué podría hacerse a través de redes sociales€ no es lo mismo. Tienen la suerte de que por el coronavirus no podamos ni ir en grupo a los alrededores del estadio. Lo que más deseo es que llegue la hora de volver a los campos. Por nuestra parte, será entonces cuando convocaremos a las peñas a manifestarse en Mestalla haya o no haya partido.ADValorado entre los mejores másteres en Deep Learning e Inteligencia Artificial. Consigue una Titulación por UCAVMáster en Inteligencia Artificial

Entonces, ¿ahora qué se puede hacer?
Sobre todo, el club tiene que actuar, tiene que fichar, reforzar el equipo y que haya recambios para lesionados. Al menos, cuatro o cinco jugadores experimentados y contrastados, no jovencitos… Por parte de la afición, si hubiésemos podido ser el jugador número 12 en Mestalla muchos de los partidos que no se han ganado los habríamos ganado. Nos toca quedarnos con el sentimiento, y apartarlo de estos señores que un día no estarán. Hoy es difícil hacer algo más que no sea demostrar a los jugadores que nos tiene de su lado, que estamos a muerte con ellos. Yo, de hecho, he intentado por activa y pasiva tener una conversación con algún capitán o el entrenador. En el club, imposible, está blindado. Ellos saben que la afición está, pero pueden dudarlo en algún momento. Por lo tanto, hay que seguir mostrándole al equipo que estamos a su lado por redes sociales, como podamos. Deben sentirlo constantemente.

Tras dos meses de recorrido, ¿cuál es el mayor logro de ‘De Torino a Mestalla’?
El más importante ha sido el de unir a ocho asociaciones valencianistas entre las que, salvo una o dos, no había relación. Ni buena ni mala. Y entre otros de los colectivos sí existía una tensión. Se ha logrado esa unión con el valencianismo. Para la afición es muy importante que lo que se ha conseguido no se debilite.

Queda lo más importante, ¿qué plan existe pata cambiar la propiedad del Valencia?
Nos hemos juntado ocho asociaciones de muy distintas características. Cada grupo de trabajo, cada comisión, que es como nos hemos organizado, tiene una tarea que hacer. Ahora la económica y la jurídica son clave porque tienen que hacer un planteamiento para esa democratización que todos queremos. Se trata de un tema complicado para una sociedad con un máximo accionista con un porcentaje tan alto de acciones. Después hay gente que tiene 15, 22 como yo, y otros, 1.000 o 2.000… Para mí, el primer paso a concretar, aparte de reuniones con el Ayuntamiento y Bankia, es el de tener ya unos estatutos, presentar la documentación a la Generalitat, y constituirse legalmente como asociación para hacer camino. Si se ha considerado que somos ocho, hay que constituir con esas ocho asociaciones un acta fundacional y que cada una esté representada por un número de personas. Y, después, abrir la puerta a más personas físicas, colectivos u otras asociaciones.

Algunas de las reuniones de las que habla ya se produjeron, ¿qué conclusiones sacaron de ellas?
Con Bankia, que yo sepa, no ha habido reunión directa, pero sí una programada y predisposición por parte de la entidad bancaria. Con el presidente Puig hubo una primera toma de contacto de Juan Martín Queralt. Ellos tienen amistad y se trató de que, en primer lugar, el presidente conociese el grupo formado y las intenciones. Desde la Generalitat hay una postura favorable de que esto vaya hacia delante. Tanto el gobierno valenciano como el ayuntamiento son los máximos interesados en que el estadio, paralizado tantísimos años, se ponga en marcha€ somos ya comentario de risas de otras aficiones. Por otra parte, consistía en hacer ver a las autoridades que hay un movimiento social que quiere el bien para el Valencia pacíficamente, por mucho que se empeñe Anil Murthy en decir que somos cuatro gatos y tres agresivos. Joan Ribó, con el que tuve la oportunidad de reunirme, tiene muy claro lo que somos, en el caso concretó de la APV, 357 peñas y más de 20.000 peñistas, todos inquietos por cómo está el Valencia.

Martín Queralt busca irregularidades en el proceso de venta en 2014, ¿sabe si ha pedido ayuda a las autoridades o al Patronato de Fundaciones?
Sí sé que al Patronato de Fundaciones se le está pidiendo esa colaboración y que, en parte, por eso se llevó a cabo la reunión con Ximo Puig€ Hay personas preparadas en la comisión jurídica que están estudiando posibles irregularidades en el pasado.

¿Alguna vez Lim, a través de Murthy, quiso saber de usted algo sobre el valencianismo y su idiosincrasia?
En 2019 el presidente me presentó al máximo accionista en inglés en el partido de Valladolid. Su única reacción fue una leve sonrisa y seguir a lo suyo… Nunca ha tenido el interés de preguntar nada, ninguna preocupación por saber de primera mano lo que es el valencianismo, su afición ni sus peñas. Los únicos contactos que tuvimos fueron con Murthy.

Por cierto, ¿ha habido últimamente un acercamiento para limar asperezas con Anil?
Nada de nada. Cero. Al día siguiente de que Ribó y Gómez le pidiesen que aflojase la tensión con la afición, le mandé un mensaje y me dijo que yo era el culpable de que las peñas perdiesen el local, pero que solicitara una reunión porque querían desunirnos. Hablé con su secretaria, que quedó en llamarme a la media hora. Pasado ese tiempo me llamó y la respuesta fue que Murthy no recordaba nada de reuniones conmigo. A raíz de ese momento, en el que le dije a la secretaría que así lo tenía escrito en el ‘Whatsapp’, consideré que con este señor ya no tenía nada que hablar, salvo que él diese un paso real. Que es lo que respondí a un periodista de otro medio hace poco. Si me llamara le diría que sí a una reunión, pero con condiciones que pondría la Agrupació… parecía que cuando íbamos allí siempre era con una consideración por debajo de la suya. Si hablamos de niveles, se está demostrando que ninguna persona de la sociedad valenciana, tiene algo que envidiar a un presidente del Valencia al que han colocado.

Han pasado tres meses desde el desalojo de las peñas de la antigua sede, ¿el club le ha dado el provecho al local que les comunicaron?
Estuve hace una semana y media y está, exactamente, igual que cuando nos desalojaron. Nos obligaron a salir un domingo, y yo pedí, por favor, al club que nos dejaron ocho días más hasta final de mes. Nos dijeron que no porque el local se iba a reutilizar para una ‘starup’ o para el patrimonio de la Fundació VCF€ Esto pasó en septiembre y, hoy, el local está peor que estaba. Lo único que ha cambiado son dos mesitas para el Banco de Alimentos y los baños.

¿’De Torino a Mestalla’ nació para democratizar el club o para buscar un inversor?
Nació con la idea de democratizar el club. Pero es evidente que para conseguirlo es necesario el dinero. Económicamente hará falta. No digo que tenga venir alguien, pero se deben buscar piezas de un puzzle para encajar el tema de la ATE, la deuda con el banco, la negociación con Lim, etc. Todas esas piezas deben unirse.

¿La solución ideal sería, por ejemplo, que un grupo de empresarios valencianos diese un paso al frente?
Lo pensamos todos: ojalá Juan Roig lo comprara. Hablas con la gente y todos coinciden: «Si lo comprase y pusiera a alguien al frente responsable con el VCF y la sociedad valenciana». Buscar tres, cuatro o cinco, sin ofender a nadie, es como poner muchos gallos en un corral. Lo ideal es uno, un empresario valenciano para evitar estar a bofetadas. Una persona que se decida… y que el otro señor quiera vender. Lanzan que no quiere, pero fíate. Decían que iban a hacer algún fichaje, y nada… No me creo nada de Meriton.